Noticia

15 Sep

El càncer de mama es la patología maligna más frecuente en la mujer y la primera causa de mortalidad en la población femenina en todo el mundo.

Afortunadamente, las campañas de prevención impulsadas por los diferentes sectores sanitarios, tanto privados como públicos, permiten un diagnóstico precoz y por ende, un manejo multidisciplinar del mismo con expectativas muy grandes de curación.

El arsenal terapéutico disponible es grande, si bien la mamografía y ecografía son los estudios iniciales recomendados, será la Resonancia Nuclear Magnética la que aporte la información más precisa y fiable en los casos en que la sospecha de cáncer es alta.

Como bien es sabido, las lesiones mamarias son de dos tipos; las palpables, aquellas que la paciente y el médico son capaces de localizar y cuya punción para biopsia es fácil y las no palpables, aquellas que presentan un hallazgo anormal en la exploración radiológica realizada y que precisarán ser biopsiadas mediante técnicas combinadas como el VAC ( biopsia asistida por vacío), la biopsia guiada por Resonancia Magnética ó bien la punción dirigida por ecografía convencional.

Tanto en un caso como otro, el estudio se completará con una ecografía axilar para aportar información sobre el aspecto de los ganglios linfáticos regionales que son el lugar de asiento más frecuente de metástasis .

En caso de adenopatías sospechosas, se procederá a punción biopsia de las mismas puesto que el tratamiento difiere notablemente en caso de afectación ganglionar metastásica.

Una vez finalizado el protocolo diagnóstico y confirmada la existencia de un cáncer mamario, el caso se somete a valoración por el Comité de Tumores, reunión semanal obligatoria de Oncólogos, ginecólogos, radiólogos, patólogos y cirujanos para evaluación global y toma de decisiones sobre cuál sería el manejo idóneo en cada paciente.

Gracias a la evolución cientifica , hoy en día hablamos de subtipos de cáncer mamario cuyo tratamiento o plan terapeútico varía sustancialmente en función de la información que aporta la Inmunohistoquimia en la biopsia previa ( receptores hormonales, actividad proliferativa, etc);de hecho la secuencia de cirugía radical, quimioterapia, radioterapia y hormonoterapia está obsoleta puesto que en casos frecuentes, este orden se invierte ó modifica ó simplemente alguno de los pasos anteriores no procede tenerlos en consideración.

Completados todos los pasos anteriormente expuestos, si precisa cirugía, la paciente es remitida a la Unidad de Patología Mamaria, la cual programa la intervención quirúrgica pertinente.

Dicho procedimiento exige obligatoriamente la detección del ganglio centinela axilar durante la operación ,tanto si esta es conservadora ( tumorectomía, cuadrantectomía) como radical ( mastectomía).

La información es intraoperatoria permaneciendo la paciente en el quirófano hasta la recepción de la misma. En caso de negatividad, se da por finalizada la cirugía y si es positivo ( metástasis) se continua con el vaciamiento ganglionar axilar ( linfadenectomía axilar) lo que precisará el uso de drenaje en el postoperatorio.

La estancia media en planta de hospitalización es de 24 hrs en la cirugía conservadora y 48 a 72 hrs en la radical.

Una vez obtenida la biopsia definitiva , la paciente es remitida al Servicio de Oncología Médica para optimización de su tratamiento.

¿ Qué papel juega la Cirugía Plástica y reconstructiva?

Hoy en día no se concibe una Unidad de Mama sin la participación activa del Cirujano Plástico. Fundamentalmente en mastectomías, las opciones reconstructivas con múltiples y variadas.

Si la mastectomía es por una mama de riesgo ( aquellas de difícil control clínico radiológico o con lesiones premalignas) o en pacientes portadoras de mutaciones genéticas ( BRCA 1 y 2) practicamos la reconstrucción inmediata , bien a través de prótesis o bien utilizando tejido de la propia paciente (autólogo) compuesto por piel y parcialmente mùsculo.

Las pacientes mastectomizadas que han recibido tratamiento oncológico postoperatorio, son tributarias de la denominada reconstrucción diferida, la cual siempre se hace con tejido propio de la enferma (autólogo)con técnicas de microcirugía ( DIEP) y que traslada un colgajo de piel y músculo ,ora abdominal ora dorsal, para su implante en lugar de la mama amputada con resultados espectaculares.

Un tercer grupo de pacientes son aquellas que ha sido sometidas a una resección parcial de su glándula mamaria con posterior radioterapia en la mama restante, éstas, pueden presentar un defecto en forma de depresión u hoyo en la zona de la extirpación, para ello una opción excelente es la transferencia de grasa de la propia paciente( abdomen,caderas, etc.) al área problema. Se denomina Lipofilling.

Como se puede apreciar, el manejo de la paciente con cáncer de mama es extraordinariamente complejo y requiere de la experiencia, medios técnicos y material humano específicamente entrenados para este fin.

La Unidad de Mama del hospital HLA Vistahermosa dispone de todos los medios necesarios para dar respuesta a todos los retos que esta patología requiere , siendo uno de los centros de referencia en la Comunidad Valenciana en el manejo global del cáncer de mama

Esto nos hace estar permanentemente actualizados científica y técnicamente para poder ofrecer solución a este problema tan frecuente, haciendo que la mujer enferma se sienta comprendida, acogida y amparada en el entorno de un equipo multidisciplinar de reconocido prestigio para ayudar tanto a ella como a su familia en éstos duros momentos.

La Unidad en Medios. Reportaje Prensa Diario Información

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2020 Cirugía Vistahermosa.

La Clínica HLA Vistahermosa certifica sus protocolos covid-19. Más información y novedades sobre actividad