Nutrición

22 Jul

Nutrición, alimentación y salud de la piel

Raquel Escortell Sánchez – nutricionista HLA Clínica Vistahermosa

A lo largo del siguiente post, queremos hablar sobre la relación existente entre la alimentación, nutrición y salud de nuestra piel. Muchos de los desórdenes nutricionales ya sea por déficit, por exceso o por alteraciones metabólicas, pueden perturbar el equilibrio cutáneo.

Es por ello que ciertas enfermedades de la piel se pueden prevenir o mejorar su sintomatología con una alimentación saludable y adecuada. Existen alteraciones cutáneas que están muy ligadas a la dieta como pueden ser la dermatitis herpetiforme, pero hay otras como la dermatitis atópica, el acné o la psoriasis en las que se da una posible relación, pero esta varía en función de los casos.

¿Qué alimentos debemos incluir o excluir de nuestra dieta?

  • Las harinas, azúcares y otros alimentos refinados con un alto índice glucémico dan lugar a un aumento de la producción de sebo (grasa), una exfoliación más lenta de las células muertas de la piel y más erupciones, el tabaco y el alcohol, favorecen que la piel pierda elasticidad, se reseque, y tenga un aspecto más cetrino. La sal provoca retención de líquidos y por lo tanto hinchazón y los fritos ayudan a la producción de los tan dañinos radicales libres en la piel.
  • Los cereales integrales, ricos en vitamina B, previenen la dermatitis y la sequedad de la piel.
  • Llevar una dieta rica en antioxidantes y tomando abundante agua ayuda a prevenir el envejecimiento, mantener la hidratación y regenerar la piel, ayudando a eliminar los deshechos.
  • Los cítricos, ricos en vitamina C, ayudan en la síntesis de colágeno y evitan el envejecimiento prematuro.
  • Los alimentos ricos en vitamina A y carotenos, como son zanahorias, verduras de hoja verde, tomates, calabaza, frutas… son los que ayudan a tener una buena coloración de la piel y a reforzar su función de protección frente a agentes externos, son los que consiguen que la piel se vea saludable. El hígado, los huevos y los lácteos, son fuente de vitamina A.
  • Se debe dar especial preferencia a los alimentos ricos en vitamina E, como aceites de oliva o girasol para que la piel no se reseque.
  • Los tan famosos omega3 y omega6, o lo que es lo mismo las grasas insaturadas, ayudan a que se mantengan las estructuras y el espesor de la piel, y la hidratación de la misma. Estos se encuentran principalmente en pescados azules, moluscos, frutos secos, aceite de oliva…

Para conseguir una regeneración celular adecuada, son muy importantes las proteínas tanto las animales como las vegetales.

Llevar una dieta variada y equilibrada junto con unos hábitos de vida saludables, ayudan a tener un buen estado de salud y por ello a que la piel luzca con su mejor aspecto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2020 Cirugía Vistahermosa.

La Clínica HLA Vistahermosa certifica sus protocolos covid-19. Más información y novedades sobre actividad